martes, 6 de marzo de 2012

The Weather Man: El Sol de cada mañana y la larga epopeya de la resistencia


The Weather Man: El Sol de cada mañana y la larga epopeya de la resistencia

Escribe: Julio Páramo

El Pronóstico significa aventurarse a conocer algunos de los hechos que sucederán  a futuro. Podemos pronosticar nuestra vida, nuestra muerte, las carreras de caballos, las ventas del mes y hasta el tiempo, al igual que el trabajo de  muchos  presentadores televisivos al reportar  los sucesos  meteorológicos más importantes y  que en forma de  agoreros o pitonisos  nos indican los acontecimientos futuros  del  tiempo que nos debe aguardar en los días venideros.  Hacen  girar el mundo a su gusto en una pantalla,  mostrándonos nubes y chubascos en la Cordillera Cantábrica, una nevada de tres días en Quebec, vientos alisios procedentes de latitudes subtropicales que  soplan raudamente dirigiéndose hacia el Ecuador, un tornado con nombre de mujer originándose en las Antillas Menores, un Sol incesante en Pimentel Chiclayo con un pronóstico ampliado de lluvias y granizos intensos en el sur y centro de nuestro país, hablan rápido y rotan el globo  con  soltura y desparpajo, pasando  desapercibidos a nuestros duermevelas matutinos o como complemento de programación de algún noticiero; puede que algunos de  ellos  se equivoquen muchas veces y a muchos de nosotros nos de lo mismo  al  ser condicionados a los vericuetos y vaivenes  del clima, que al final  tengamos un día  de sol o de lluvia  siempre  nos andaremos quejando por los patrones del tiempo,  a esto último se dedica el héroe de esta historia David Spritz (Nicolas Cage) Un Forecastweather.
David Spritz es el hombre del tiempo más conocido de la televisión in the second city (Chicago) y se encuentra es su mejor momento profesional ya que tiene la posibilidad de  ser contratado por una cadena nacional en Nueva York en un programa llamado “Hello America”, las cosas no pueden marchar  mejor para David Spritz, pero viene atravesando  un mal momento en sus relaciones y en su entorno familiar, cada mañana despierta como hombre divorciado de dos hijos y con una ex-esposa acechada por otro. Nicolas Cage(David Spritz)  tiene el rostro desencajado, el gesto mohín de  absoluta  sumisión  con su entorno, es víctima de insultos y  blanco de restos de comida que la gente le lanza desde sus autos: nuggets, malteadas de chocolate o envolturas de hamburguesas,  siempre   comida rápida,  luciendo la solapa de su indumentaria continuamente manchada por comida,  originado por  que una vez un tipo en plena grabación de uno de sus programas le arrojo un vaso delante de  cámaras, y será la pesada cruz que tendrá que cargar por el resto de sus días. David Spritz hombre callado y parco que llega casi a la  completa inexpresividad, un héroe byroniano,  casi un marginado de la sociedad que además está en controversia con él mismo, a veces cruel, a veces amable, devoto pero sin fe, y nunca satisfecho, son las características imprescindibles del prototipo de  antihéroe del que fuera dandi y decadente Lord Byron, tiene una hija a la que quiere  introducirle en la práctica del arco y la flecha para liberarle de la depresión del que hará un estilo de vida futuro, un hijo acosado por un tutor depravado que recibirá una paliza del propio Cage(David Spritz) y es que con cada uno de sus hijos buscara una conexión más cercana, pero existe una barrera  infranqueable entre padre e hijo al igual que la relación  que viene atravesando con su padre con el que  casi no tiene ningún tipo de comunicación alguna, sumado por el cáncer de este interpretado por el gran actor británico “Michael Caine”, dicho sea de paso, uno de mis actores predilectos; una esposa  que tratara de recuperar, pero  pese a todos sus esfuerzos,  estos serán en vano, su vida como hombre del tiempo  irá cambiando vertiginosamente al igual que el clima a lo largo de la cinta. 
David spritz o – la nevada Spritz. Es el nombre con el que bautizo el comienzo de la llegada de la primera nevada a la ciudad, cuando está frente cámaras  oculta muy bien su aire timorato y se muestra como un hombre acartonado y desenvuelto en medio de los reflectores. Chicago es una ciudad sórdida asolada por el invierno al igual que los personajes de la cinta en su constante búsqueda de la  felicidad con la  incontrastable  quietud de sus vidas.
Nicolas Cage que tiene papeles entre buenos y mediocres, pero sin duda alguna se encuentra en lo más alto de la cresta de la ola, tiene el coraje de llevar el apellido de uno de sus héroes de comics favoritos y  de no cargar con la pesada carga de los Coppola con quienes está emparentado, es por ello que  cuenta con  varios premios en su haber como una estatuilla del óscar por “Leaving Las Vegas”, tiene  papeles inolvidables como son  los de: El ladrón de orquídeas, birdy y corazón salvaje de David Lynch.
Por otro lado el director Gore Verbinsky  tiene una filmografía singular y variada como director y ganador recientemente de un óscar, como  también de realizador de videoclips como el de la banda Bad Religion. The Weatherman es lo mejor de su filmografía y uno de sus filmes más logrados por el tenor tragicómico  de un hombre que tiene las emociones paralizadas al tratar de recuperar a su entorno más querido su-familia-.Una película de extraordinaria riqueza y valía  visual, siendo más exactos por el guión bien elaborado y por los diálogos grandilocuentes escritos por Steven Conrad revelándonos al espectador el estado desensibilizado, adormecido y algo dopado del protagonista, trae a colación la hagiografía de David Spritz sola y lúgubre  como un Guillermo Tell portando arco y flecha por las calles como un héroe caído con  honor en la batalla, con la capacidad de pararse y seguir peleando, pese  a que todo  juegue en su contra, metáfora larga de la vida o sentimiento trágico de ella, llega a ser como un personaje de Unamuno, pero sin un salida fácil como es el suicidio, como olvidar la caminata que hace en una toma impresionante por el Times square(Nueva York) en un siempre caviloso y  preocupado protagonista. Sin final feliz o  esperanzador termina con un saludo en un desfile muy al american style, con las principales figuras de su nuevo lugar de trabajo,  delante de una compañía de bomberos y  detrás de la imagen en forma de globo de Bob Esponja, pero siempre detrás de este, como diría al final de la escena David Spritz, recordando que siempre nos espera el sol de cada mañana.








1 comentario:

Oz dijo...

Excelente post amigo, muchas gracias por compartirlo. Te quiero invitar a mi nuevo Blog de Cine de Terror que seguramente te gustará, espero tus comentarios en:
http://terror-en-el-cine.blogspot.com/

Un gran saludo, Oz.