domingo, 30 de agosto de 2009

Se llamaba Wilbert


Escupe la calle al tanto de cada
empleo humano
(servil)
el esputo
estrago de mimetismo:
que voy a ser yo mismo
...............................
en esta pequeña gran
...............................
ciudad.

Y lo abrazaba el recuerdo
y lo consume su madre, el monte
.......la q’oncha
.......la p'uquna
y hasta parece que el fuego acaricia sus pies
pero solo sigue caminando
y lo escupe la calle al tanto de llegar a estar en sí.
.
Se llamaba Wilbert.
..
mija
Voz de Alquitrán

3 comentarios:

"El Dandy" dijo...

¡Demonios! y se llamaba Wilbert...
en tan escuetos versos, hay tantas cosas que decir, sòlo el hijo del ande, nieto telurico de las apachetas puede sentir un sentimiento tal, aca en la ciudad imperial donde se conjugan todas las sangres, el desarraigo y el desden de un mundo indiferente al que les toco vivir.

Bruno Montesinos Deza dijo...

Muy bueno, simple, sensible, objetivo.

mijail dijo...

Gracias Brunex y Z también 4 años después.