viernes, 30 de enero de 2009

La noche alternativa

“Los ojos se enfurecen, las lenguas giran
el cielo afluye a las narices
como una leche nutritiva y azul;
estoy pendiente de vuestras bocas
mujeres, duros corazones de vinagre.”
Antonin Artaud, El ombligo de los limbos

.
.
No se donde estaba

finalmente

Creo que seguía hurgando mi nariz
cuando me perdí en la noche alternativa.
Aunque desde ya tenia la lujuria conmigo
como autopistas tribales que ahora nacen
en plena fogata, diluyendo mi caligrafía de cristal
vendiéndole al mundo entero la idea de porque estoy
frente a la perfecta

Tus ojos estaban ahí
Del ojo de tu alma podría jurar
Del aliento de tu alma:
Yo estaba ahí

Aunque

Desfibro los viejos tambores luna anfeta
Despellejo sin piedad las sierpes del techo mental
Me caigo expulsado al fin de todas las pastillas
ya no se si realmente estuve ahí
ver la coreografía de la gente
o mi corazón un termo en ebullición
escuchar sus motores en sincronía perfecta
la pulcritud emancipada del bullicio
Todo eso me hacia dudar de tí
de tí y de mí
Talvez éramos parte de algún borgiano plan
de la trasnochada inspiración de algún maligno creador
como la incontinencia redentora de una caja musical
quizá no éramos mas que pantomimas
en la arquitectura de un sueño vagabundo
¿y si no somos mas que un solo sueño
o el universo alquilado por uno?

Creo que nunca estuve

o
despierto
.
.
mija

No hay comentarios: